<$BlogRSDUrl$>

domingo, diciembre 28, 2003

problema elástico 

La bolsa de un calamar contiene 100 g de tinta. Para ahuyentar a sus posibles depredadores y poder huir de ellos, expulsa de golpe esa tinta que sale a una velocidad de 5 m/s. Si la masa del calamar sin tinta es de 400 g. ¿Qué velocidad adquiere al expulsar la tinta?

transformaciones navideñas 


Bueno, no está siendo tan terrible. Podrí­a ser peor. De momento ya di el paso de quitar el mosquito robótico del messenger y hacer aflorar de nuevo el tornillo retoñando. Este año ha venido todo de sopetón, cuando quise levantar la cabeza ya estaba aquí­... así­ que me dejé llevar. Y acabo nada menos que en santiago de la espada, pueblecito perdido all¡ donde jesucristo perdió la boina, por las serraní­as de jaén. antes se tardaban horas, ahora la carretera no es que haya mejorado mucho. aquello sigue perdido, sólo que un poco menos. y ahora que han encontrado petróleo en los campos de hernán pelea igual mejoran un tanto las comunicaciones. gracias a repsol. pues nada, la cosa es que llegamos alli, hací­a unos diez años desde la última vez. todo estaba muy cambiado. especialmente una aldea que hay valle arriba (o abajo?), marchena. la casa rural (donde hicimos la matanza, dios, ese cerdo se desenganchó del hierro y salió chillando y desangrándose hacia mí­) está irreconocible, francamente coqueta. Pero lo mejor fue salir en nochebuena por santiago, con la peque (que ya no es tan peque, aunque hace diez años éramos ambos demasiado peques como para salir). Buen rollo (sólo tienes que entrar en la onda, comentaba uno de los guías serranos, señalando una suave pendiente hacia el cielo nocturno del que cae la escarcha que inutiliza los cristales, haciendo que tengas que mearte en ellos para bajar el dedo de hielo), tanto que casi había que quitarle de encima los pretendientes a la peque (puede sola, pero mola ir de matón). Y bueno, el edding apenas pintaba sus calamarcitos nocturnos con tanta escarcha. En el nacimiento del río segura apareció eso de "la basura es cultura - el calamar te vigila"... por cierto que me subí a unas peñas a coger un carámbano de hielo enorme, eso es lo malo que tienen las carreteras, el patinaje artí­stico para salir de las curvas... Algún otro cartel fue retocado (especialmente los de coto privado de caza, etcétera), y desde ellos ahora el calamar vigila a los desaprensivos. Aparte de todo, reveladora la inmersión cultural (la globalización vive, se comprueba) en la vida nocturna de aquel bastión montañés. Los mozos agobiados por la mala ratio sexual, otra de las razones para emigrar de aquel pozo asfixiante (salvo en vacaciones, resulta que adelantan el carnaval al 28 de diciembre, la gran fiesta pagana del invierno) o para unirse por un tiempo a las hordas de hippies que habitan las cuevas. Tienen más mujeres. Las aldeas se mueren, las serranas son secuestradas por sus legí­timos propietarios apenas con 18 primaveras... y entre medias de mantecados, morcillas y güeñas, descubrí la principal diferencia entre mi hna (la peque) y yo: en el río de la historia yo me hundo en los fangos del pasado. Ella se deja llevar hacia el futuro. Pero principalmente permanece. Yo resbalo.

y bueno. gran sitio para perderse, antes de que sea más tarde. una especie de comarca llena de hobbits.
lo demás fue regularcillo: demasiada convivencia. Me retiré al palomar a terminar de leer el triángulo inscrito en la circunferencia. Grandioso. Ya citaré algunos pasajes muy buenos. Y curioso, estar embebido en la lucha de los vilanoveses contra los señores de compostela. Mientras fuera desaparece todo. Navegando por el mar de los espejos, esperando a Don Bartolomé, peregrinando por las ciudades secretas...

Y bueno. Ya llegué (luego de un asomo de ataque de ira). Voy a llamar a la gente.

#las cinco del viernes# 

Han tenido que ir a meter el dedo en la llaga, esta vez... Contesto y luego cuento algo de estos dias.
1)¿Qué sientes días antes, durante y después de estas fechas tan señaladas?
antes: que no puede ser cierto, que ya haya pasado otro año y yo sin darme cuenta.
durante: sueño. hambre. ataques de ira. ganas de llorar. abulia. aburrimiento. sed.
después: qué pena, podí­an haber durado un poco más.
2)¿Qué recuerdos de la infancia guardas de la Navidad que aún lleves a la práctica?
permanecer sumiso y hacer como que me gusta (o que no me disgusta demasiado, a ver si así­ consigo engañarme). Cenar con la familia y portarme bien.
3)¿Cuándo y quién rompió la magia infantil de los Reyes Magos?¿Cómo te sentiste al saberlo? La rompí yo solo (bueno, fue más con papá noel). Leí­a mucho a Sherlock, tení­a muchas pistas. Pero lo gracioso es que decidí­ no decir nada. A ver si iba a dejar de venir. Y bueno, fingí­a tan bien que seguí­ creyendo un rato. Y los demás pensaban que era lerdo, todavía con la ilusión a cuestas.
4)Y si no te gustan, ¿por qué?
Me deprime tener que ser feliz porque sí­. Y cantar villancicos. Y el esplendor de el corte inglés. ¿Por qué nos comieron la cabeza, por qué lloraba cuando descubrí­a que los reyes no podí­an traerme todo lo que les pedí­a? Insisto: lo único bueno es el turrón de chocolate. Y el frí­o que hace, y la nieve. Mirado así­, por lo menos tienen cierto punto estético...
5)¿Qué le pides a esta Navidad?¿Qué sueños quieres cumplir? ¿Hay alguien en tu vida al que necesitas tener esa noche más cerca que a otros? Nada, me lo pido a mí­. Prefiero no tener el don de que se cumplan mis sueños, porque cómo controla uno que no se cumplen también las pesadillas. Y para un calamar gigante la frontera es ambigua entrambos. Sí­, pero no sé quién es...


lunes, diciembre 22, 2003

me cago en la navidad 

la biblioteca cerrada por obras. la copistería: cerrada. aaaaaarg! maldita navidad... necesito esos apuntes yaaaaaa

domingo, diciembre 21, 2003

#las cinco del viernes# 


sumándome al reto de las cinco del viernes , aqui­ va esto:

Erase una vez un pequeño caballito de cristal que, de la noche a la mañana, comenzó a sentirse extraño en el océano. Tení­a la sensación de estar encerrado en un gigantesco acuario. A su alrededor todo sucedí­a a una velocidad vertiginosa, sin atisbo alguno de sentido, como una absurda coreografí­a. Dejándose atravesar por la irrealidad estaba el caballito con cabeza de caballo de ajedrez, cuando el fondo a su alrededor se deshizo en una vertiginosa vorágine ascendente. Un arrastrero operaba en aquella región del arrecife. En apenas unos minutos fue congelado con nitrógeno líquido: el mundo también se congelaba para el caballito, que fue convertido en un gracioso pisapapeles. Muchos años después, aquel pisapapeles acabó siendo vendido en un todo a 100 de un barrio cualquiera de las afueras, regalado varias veces y vuelto a olvidar, mellado por varios puntos y finalmente perdido en un cuarto donde convivieron varias generaciones de niños. El otro día, una criatura que apenas sabí­a hablar lo rescató de entre una montañita de trastos y muñecos rotos. Lo puso sobre la cama y muy lentamente el caballito comenzó a recuperar parte del brillo que un díatuvo. En sus ojos iba disipándose poco a poco la niebla. Las primeras palabras que pensó el caballito fueron "No me lo podía creer, aquel helado de chocolate estaba verdaderamente frío, lástima que se acabase tan pronto". Esto lo tuvo varios dí­as sumido en la más profunda extrañeza, pues incluso él era consciente de que los caballitos de mar cristalinos no piensan, y mucho menos comen helados, ni distinguen el sabor del chocolate, ni pueden ser tan conscientes de una noción artificiosa del tiempo. No obstante, no tardó mucho en dar con la clave:La mirada de aquella niña lo habí­a despertado. Aquella niña muda miraba de frente, a los ojos. No miraba la bola de cristal con un bichito dentro, miraba adentro del bichito, inquiriéndole. Había incluso cierta tristeza en sus ojos, "si por lo menos alguien quisiera escucharme..." y bueno, ese fue el comienzo de una larga amistad. Hablar, nunca hablaron, pero no les hací­a falta. La niña muda percibí­a directamente a través de los ojos vidriosos cómo era habitar un océano inhóspito, y los labios manchados de chocolate devolví­an al caballito las ganas de rodar arriba y abajo, cosa que hizo a partir de entonces en el bolsillo de la niña... Pero para qué seguir engañándoles, fueron felices durante apenas unos minutos. La ilusión de vida que recorrió las moléculas del caballito fue tan efí­mera que enseguida cedió al caos. La niña mudita cambió el pisapapeles hortera por alguna nimia golosina, y el niñato que recibió aquella bola anacrónica, después de dejar de reírse, la hizo estallar contra la acera. La niña hoy sigue siendo muda, dejó de ser virgen hace mucho tiempo, y hace años que no prueba un helado de chocolate. Pero a veces, siquiera por unos instantes, recupera su mirada aquella chispa de cuando descubrió al caballito. Aquella mirada inquisitiva que penetra bajo la cáscara de las cosas. Sólo que desde entonces se mezcla el miedo a su gesto: asoma a sus ojos el pánico que fugazmente le transmitió el caballito. El miedo de sentirse extraño. De que nada tenga sentido en este terrario que llega hasta el horizonte, el miedo a estar convirtiéndose en un especí­men dentro de una burbujita de cristal que refleja todas las miradas.

sábado, diciembre 20, 2003

el monstruo de portsmouth 

lo mejor es la cara del colega ese de las gafas, el que está paseando... ni se coscan!

malditasea (II) 

penetrar orificios mentales 

ya se sabe, mejor si se empieza desde pequeñitos (por cierto, qué monada... de sofá)

en esta página está el reportaje gráfico completo del niño con su calamar.

creaturas marinas 

Dos creaturas surgen del océano onírico de la vida latinoamericana. Una, como su nombre lo indica: Lula, es un calamar; la otra, el pulpo Bush es más difícil de describir y por su propia naturaleza predadora son motivos de inquietud sus miradas sobre el planeta. Kraken, el tenebroso de las profundidades, bien pudo haber sido un pulpo.
Sabemos que el pulpo es animal poderoso; de sus depredaciones y otras hazañas tal vez surgió la denominación, en inglés, pulp magazines para designar esos antiguos archivos hoy amarillentos, que a través del terror, el crimen y la aventura abrieron hacia 1920/30 y años siguientes una ventana desde la cual la sociedad estadounidense miró su rápido nadar hacia el presente. Las historias contenidas en esos anales fueron de las primeras que orientaron la mirada más allá de la miseria nacional para ponerla en el cosmos como otro océano objeto de conquista.

Distinto es el caso del calamar. Lula provoca no menos terror que el pulp-fiction; pero ocurre que allí donde éste es realidad, aquel, Lula, es mera expectativa. Esto significa que pulpBush tiene asociados, esclavos, socios, empleados y testaferros en nuestro territorio (¡y en el resto del planeta!), gentes que temerán verse lejos de sus tentáculos y otros adminículos, acostumbrados como están a lamerlos, chuparlos, bendecirlos, obedecerlos, sobarlos.

Los dioses, cristianos -que hay muchos-, umbandas, indios, originarios de América, tecnotrónicos, de los perdedores y de los triunfadores, etc..., se complacen en jugar el juego de las metáforas. La metáfora que inauguró el año 2003 se traduce en un enigma: ¿podrán millones de músculos y voluntades doblarle la mano y patear en el trasero, con el impulso del calamar, a los tentáculos atómico-magnéticos, financiero-industriales y corruptos (sobre todo corruptos) del pulpo? Algunos estudiosos, vinculando al pulpo con los demonios, aseguran que será imposible: los diablos carecen de espalda, no tienen trasero; tampoco, dicen, son reales -y reinventan la doctrina del gran timonel aggiornándola: la de los pulpos de papel.

Otros sabios afirman que el calamar ha muerto sin haber nacido; su presencia constituye, dicen, en el exótico enramado de América nada más que un sueño propio de la Amazonia en procura del recuerdo nebuloso de Allende -a su vez una añeja pesadilla sobre el Pacífico sur que por fortuna, y concertadamente, quedó atrás.

De cualquier modo las apuestas en Gran Bretaña son de cinco a uno a favor del pulpo, y creciendo. Es un juego divertido; al fin y al cabo apenas está en juego la vida.

De editorial del leopardo

el camino de baldosas amarillas 


como bien explica Linda Minor en su tremebunda serie "Follow the Yellow Brick Road" (por el camino de adoquines amarillos que la llevan al Hechicero de Oz) la Mafi­a y la CIA son los dos tentáculos del pulpo devorador que controla la polí­tica de los EEUU y de todos los demás paí­ses que de una forma o de otra dependen del gobierno de la USA para poder mantenerse en la actualidad. (Desde mi ventana, esta dependencia afecta incluso a enemigos declarados del sistema norteamericano de prebendas, o del gobierno secreto que nos maneja de mil maneras, por debajo de la mesa...incluso Don Fidel es parte de cierto teatro concebido para la prolongación más allá de toda razón, de una guerra frí­a que ahora buscan convertir en galáctica: de hecho, La Guerra de las Galaxias parece ser el próximo escenario que nos preparan debajo de la mesa... )
De los encuentros anuales de chamanismo esencial.

no querer despertar 

esta mañana no quería. miré al tucán y me negaba a verlo. quería ver manos, bosques, canoas, volúmenes, no el pico del tucán hierático en su pañuelo. lo mismo con lo demás: algo dentro de mi cabeza me impedía reconocer las formas y los colores. me prevenía de que el sentido está ahí fuera, en el mundo, para caer en él por defecto y perderse todo lo demás, la maraña florida de los sueños. el absurdo creativo.
no mirar, no entender, no explicar. sólo explorar, percibir una forma cambiante, viva.
por cierto que soñé con una visita al supermercado buscando alcohol y chucherías para la cena de fin de año. Estaba todo manga por hombro. Y las dimensiones y compartimentos no eran lógicas en absoluto... Adivinen qué incómoda presencia apareció en la sala de las garrafas de agua... la misma. La de la postalita. Hum... me persigue, y lo mejor es que yo la esquivo. Ah y otra cosa, a mi hermana la paraban en caja por haberse mangado un disco de chillout que se había llevado espepower... en fin. La próxima vez que me cueste despertar quiero aparecer aquí:
El Jardín de las Delicias

siempre lo mismo 

tengo el día tonto. no hice algo que tenía que hacer. y ahora me siento mal. un poco ido. no quiero ser consciente. sólo quiero dormir. pero al mismo tiempo dormí demasiado. tiempo. quiero tiempo. no más tiempo. tiempo nuevo. a veces pienso que no crecí. que finjo que razono, pero que sólo pongo unas palabras detrás de otras. que sigo siendo una consciencia reptiliana.

¿no es encantador este calamarcito?
me voy a dormir. se me hizo tarde vianjando por la blogsphera.

viernes, diciembre 19, 2003

vivimos dentro de un ser vivo 

Las élites dirigentes están también sensibilizadas respecto de potenciales amenazas en el entor-no interior, aparte de emplear fuentes de información abiertas, también se adoptan medidas secretas, se toman precauciones para imponer «seguridad» a tantas cuestiones políticas como sea posible. Al propio tiempo, la ideología de la élite es reafirmada y las ideologías contrarias son suprimidas Los procesos aqui esbozados son paralelos a fenómenos que cabe observar en el reino animal, se emplean agencias especializadas para mantenerse alerta frente a las amenazas y las posibilidades de acción que suministra el entorno exterior. Paralelamente la vigilancia se ejerce también sobre el entorno interior, puesto que entre los animales inferiores es posible encontrar ciertos pastores de rebaño que dan muestras de temer tanto a los ataques del interior como del exterior, manteniendo una mirada intranqui-la sobre ambos entornos. Existen medios de vigilancia preventiva, ciertas especies disponen de medios bien conocidos, por ejemplo la pantalla de humo líquido emitida por el calamar
Harold D. Lasswell Estructura y función de la comunicación en la sociedad* Publicado en Moragas Spá, Miquel, Sociología de la comunicación de masas, tomo II, Gustavo Gilli, Barcelona, 1985.

lacuma 

uno de los demonios de los yámanas, que habitaron el sur de Argentina y Chile, a orillas del canal del Beagle hasta las islas del Cabo de Hornos. Lacuma tenía forma de ballena, de calamar o raya gigante y le gustaba dar vuelta las canoas.
Parece que podían elegir a sus cónyuges (los yámanas, no los demonios). Para casarse es necesario haber pasado por las ceremonias de iniciación a la pubertad. qué macana no tener ningún tipo de ceremonias de estas por aquí, uno simplemente cumple 18 y ya es adulto-por-defecto. Estas ceremonias marcan el pasaje de la infancia a la vida adulta. El tío y la tía desempeñan un papel importante de mediadores. Esta ceremonia se denomina Kina que es común a los Yámanas y los Alakalufes.
La cabaña principal se adorna con pintura roja, negra y blanca, y cuelgan tabletas pintadas. Se elige un jefe anciano ágil y activo, que vigila el orden de las ceremonias, y un vigilante que cuida que no se aproximen los niños y los curiosos. Se pinta el cuerpo y en la frente se coloca un adorno de plumas. Cuenta con auxiliares para vigilar a los candidatos.


godfuckindammit! 

regalos de navidad (I) 

qué creen que diría alguien escurridizo si le regalásemos, envuelto en un horterísimo papel de regalo navideño, cuarenta cajas de estas (con un plumín de regalo)

salva tu asquerosa vida 


[+ info]

sensación de cambio 

Crónica sobre la incertidumbre de no percibir los cambios realizados por los revolucionarios de hoy; a diferencia de los cambios que son tangibles como, por ejemplo, la poca tinta de los 'camarones en su tinta' de un conocido restaurant vasco en Caracas. Al final es igual porque los revolucionarios improvisados y los camarones tienen cada vez menos sustancia… menos contenido. Adivino que este hombre quiso decir calamares... pero sí, en parte lo comprendo.

Por ejemplo, nos volvemos locos cuando nos quitan el botellón. Hasta nos manifestamos. Todavía recuerdo a unas amigas mías muy revolucionarias ellas mendigándole al portero de una discoteca para que unos cuantos (los pobres) pudiéramos entrar de gratis. Y cosas como esa. Hombre, no nos vamos a quedar parados si nos quitan la cerveza (mira, otras porquerías no te digo yo que no, pero la cerveza...) Reivindicamos nuestro derecho a mear por las calles (porque celebramos que somos felices, que no tenemos nada más importante que reivindicar)... y asumimos que hay cosas que nunca cambian. Por cierto que el nuevo quiosco de la alameda (la otra noche estuve meando por allí) se llama Carlos V y tiene el letrero rojigualda. Ah, y también han puesto aseos. De pago. ¿Es que aquí no es concebible un artilugio como el de los canales amsterdaneses? ¿Una chapita para que no se te vea la pilila y no salpiques, con preciosa celosía cubrecara, y el resto es aire?

la résponse imprévue 

Leo en la bitácora de Gran Rabo lo siguiente:
¿Os imaginais varias dimensiones temporales? Que chungo. Es difícil imaginarselo. Si el tiempo tuviera dos dimensiones tendríamos que dar dos coordenadas: "Quedamos en la plaza Berenjena a las 14:30 del martes 14 de junio y a las 18:30 del viernes 8 de febrero" No sé, es una rayada. Si el tiempo tuviera más de una dimensión y tuvieramos el poder de desplazarnos por él tan libremente como nos desplazamos por el espacio, sería un caos. Nadie coincidiría. El mundo parecería estar vacío. Quizás nos encontraríamos solos en el mundo, por no haber coincidido con nadie. Pero estarían allí...sólo que en otro tiempo.

Como dijo un amigo mío, se solucionaría llevando dos relojes...
Hechos más que curiosos de este post ajeno (sí, no tengo originalidad, mi blog es un desastre, voy por ahí robándole cosas a la gente):

1) Sí, es una rayada. Precisamente es una fecha maldita: el viernes 8 de febrero de hace ya uno o dos años fue una fecha sonada por acá. El famoso Asalto a las Puertas del Rectorado, allá en los tiempos de la LOU, con juicios paralelos, denuncias que incluían hachas virtuales, detenciones en comisaría y expulsiones ejemplarizantes. El canto del cisne del movimiento estudiantil.

2) Es un tema al que le venía dando vueltas desde hace algún tiempo. ¿Para qué queremos viajar por el tiempo, si ya todos los tiempos coexisten en el nuestro... ? Sólo hay que mirar un poco a lo largo y ancho del planeta para apercibirse de que el neolítico no se ha extendido completamente, que las eras tecnológicas van escalonadas. Que el progreso científico nos ha hecho volver a la superstición y la magia (maquilladas, eso sí). Que las sátiras morales y políticas de hace unos años acaban reciclándose como cuentos para niños... con lo cual, pasar la infancia entre stevenson, verne y salgari, amén de asimov y otros corruptores de menores, equivale a estar fuera de la generación que nace con un mando de videoconsola bajo el brazo... sacrifico mis capacidades cognitivas, y construyo el mundo con esquemas de hace más de cien años... Es decir, sigo pensando que hay territorios por descubrir, islas desiertas por explorar... Y sigo: vivimos en la edad de los Estados (???), pero sólo porque nos condicionan a base de colorear interminables mapitas políticos... ¿por qué no nos dijeron que los verdaderamente importantes eran los otros, los de petroleo, los del silicio, los de la bolsa?... hay algo más evolucionado que los estados (unos organismos invisibles que invaden en todas partes a la vez, los hombres grises de momo), pero al mismo tiempo dentro de las ciudades siguen existiendo todos los estados anteriores... la matrix no opera innovando y borrando lo anterior, se carga sobre las estructuras preexistentes... de ese modo, si queremos volver al nivel de banda, tribu o jefatura sólo tenemos que cambiar el nivel de resolución... e imaginarnos con otras ropas. [No somos tan diferentes de los perros callejeros, ni de una tribu yanomami. Sólo que un autobús es un poblado rodante en que nadie se conoce. Nos desplegamos en avatares distintos, llevamos varias vidas... pero la ciudad es muchas ciudades, y no todas viven en el siglo XXI]. Porque verdaderamente es el uniforme lo que nos hace anónimos, lo que nos hace sentir de nuestro tiempo. Volviendo al tiempo multidimensional... ¿Acaso no ocurre ya eso?... La gran ciudad acelera nuestras vidas. El dinero es sólo una medida de cuán acelerada puede llegar a ser. Trabajo condensado para comprar destilados de placer muchísimo más eficaces que la mera ausencia de displaceres. Todo se acelera, desde nuestros pasos a la evolución de una relación. Vivimos a distintas velocidades, ocupamos la ciudad en sus nichos n-dimensionales. Parece que coincidimos con la gente, pero nunca estamos ahí. La plaza llena es una primera visión demasiado gruesa. Igual el mundo está vacío porque nunca coincidimos.

...y sin embargo el calamar ocupa todos los túneles del intrincado laberinto.

jueves, diciembre 18, 2003

la lotería de babilonia 

pensaba que era el único (cómo no, en eso se basa mi vida, en pensar que soy diferente, imprescindible a ratos) que no le pillaba las vueltas al engranaje de la lotería que nos ataca especialmente en navidades casi con tanto furor como los anuncios de turrones y de perfumes, éstos cada vez más y más lascivos... una piececita imprescindible para que todos sigamos haciendo lo que tenemos que hacer (trabajar, qué si no, seguir viviendo en estas cajitas, en estas casillas, en este hormiguero)... y me encuentro una serie de reflexiones muy sensatas (donde hasta se llega a comparar al calvo de la lotería con morpheo) en el blog de mi boli bic... cuánta razón llevas! ¿para qué queremos justicia distributiva, si ya tenemos lotería? eso unido al anuncio de cocacola, ese en que va el tipo (muy a lo american beauty) y le pega la vacilada al jefe despidiéndose de tres o cuatro maneras distintas... porque claro, y si nos toca, enseguía íbamos a seguir aquí... (por qué será que todos pensamos en ESA misma isla desierta que nos íbamos a comprar, toda llena de restitos de civilizacíones ágrafas y de más millonarios agraciados como nosotros, que dilapidaron sus últimos centauros y ahora no tienen cómo volver...)

Y bueno, me despido. No sin antes recomendarles este cuento de borges que empieza así:
LA LOTERÍA DE BABILONIA


Como todos los hombres de Babilonia, he sido procónsul; como todos, esclavo; también he conocido la omnipotencia, el oprobio, las cárceles. Miren: a mi mano derecha le falta el índice. Miren: por este desgarrón de la capa se ve en mi estómago un tatuaje bermejo; es el segundo símbolo, Beth. Esta letra, en las noches de luna llena, me confiere poder sobre los hombres cuya marca es Ghimel, pero me subordina a los de Aleph, que en las noches sin luna deben obediencia a los de Ghimel. En el crepúsculo del alba, en un sótano, he yugulado ante una piedra negra toros sagrados. Durante un año de la luna, he sido declarado invisible: gritaba y no me respondían, robaba el pan y no me decapitaban. He conocido lo que ignoran los griegos: la incertidumbre. En una cámara de bronce, ante el pañuelo silencioso del estrangulador, la esperanza me ha sido fiel; en el río de los deleites, el pánico. Heráclides Póntico refiere con admiración que Pitágoras recordaba haber sido Pirro y antes Euforbo y antes algún otro mortal; para recordar vicisitudes análogas yo no preciso recurrir a la muerte ni aún a la impostura. (...)

el calamar se expande por la tierra 

Calamar has a unique knowledge and understanding of the land development business. Over the past five decades, we have built an excellent reputation with land owners in the development of large land tract parcels for commercial and industrial uses. What makes Calamar unique is that we create each project to respond to the need of its community.
¿De dónde han salido éstos?

¿quién se ha comido mi año? 

sospecho que alguna bestia marina se aficionó a robarle años a la gente... acabo de darme cuenta de que la postalita que hay pegada junto a mi cama, con un radiante 2003 (una postalita con historia...) está a punto de caducar. Y yo ya no soy el que la pegó. Las navidades vuelven a aturdirme, y acá pensando en qué se fue el año. Y en dónde recibirlo... A estos tentáculos le apetecen pasear por el campo, soñar en el campo (con). Y si todo guarda cierta simetría, iremos saliendo del hueco (ese hueco donde sólo hay un ojo, que ni vigila ni nada, simplemente está).

Vuelvo a perderme una fiesta de física. Mañana tengo un examen, y lo tengo en el mismo punto que la última vez que estuve a punto de presentarme. Queridos reyes magos, quiero que me traigáis ganas de organizarme (porque en el fondo sí se cómo, será que no lo quiero en serio, con todas mis ganas). Ah. Y también quiero dejar de fumar. Y un año luminoso, ya que nos ponemos. Y tan lleno de revelaciones como este, por lo menos.

martes, diciembre 16, 2003

hipnotismo 

Una vez adentro, se me ocurrió pensar que el dislocado aspecto exterior de la casa era solamente consecuencia inevitable, el precio a pagar, de la exquisita armonía de su interior. La planta baja era un gigantesco salón único, sin divisiones ni columnas que interrumpieran la vista, los ventanales ordenados en una secuencia de una precisión inimaginable para el que los viera desde afuera. Estaba además completamente vacío, salvo por un estanque excavado en el mármol verde del pavimento en el que flotaba perezoso un calamar plateado que metabolizaba el metal de la emulsión fotosensible de las fotografías con las que la dueña lo alimentaba indolentemente, y de cuatro chaises longes bajas que lo rodeaban. Ella llevaba el pelo recogido en un rodete alto como un nudo de ébano, atravesado por una daga de plata con forma de hueso de sepia. Repentinamente me imaginé de dónde venía el metal de sus joyas. Nos invitó a sentarnos, y sin esperarnos se recostó en el mueble más cercano al estanque y llamó con un dibujo de la mano en el agua al animal, que refulgió en bandas cambiantes de luz y transparencia líquida. Sobre la puerta, a tres metros sobre el piso, un friso representaba la danza de las nueve musas alrededor de un Apolo de rasgos familiares. Era un retrato disimulado de Niemals Wahrfall, quizás un tributo pagado por una estrella favorecida, o por Aurora misma. Alejada de la ronda, presidía la escena una Mnemósine pensativa que también me resultó conocida. De pronto, las figuras se animaron en una danza mosaica y reconocí en las expresiones de las figuritas nuestros rostros, malamente disimulados en un fauno burlón o una dríade indiscreta. Cláire y Miranda estaban hipnotizadas por la danza del calamar y no le prestaron atención al friso-visión.

sábado, diciembre 13, 2003

celebraciones paganas 

por si no fuera bastante con la sensación bárbara de la taberna portuguesa (cielo santo, hace ya una semana que nos fuimos!), ayer salí de clase, me calcé en los patines y me planté en el teatro duque, abierto para una ocasión especial: noche de música celta. Tocaron Overön y Llonxana (grandísimo more), el teatro tenía algo especial, habría que hablar con el edificio, entablar conversación con las tablas de madera, o con el señor que encendía las luces y te rogaba apagases el cigarrillo en el mármol. La sala vibraba al son de las muñeiras o de piezas bretonas o irlandesas. Algo comenzó a recorrerme la espalda, una cerveza apareció como por arte de magia. Tal vez sí, la magia existe, se refugia en reductos, resistiéndose a ser profanada por las leyes de la oferta y la demanda. Música bárbara, salvaje, pagana, impulso irrefrenable de comenzar a saltar, descarga en la mandíbula que se transmite descendiendo por la espalda hasta crispar los dedos de los pies... Cuatro gatos que se dispersarán al salir como si no se conociesen. Con las energías renovadas, suficiente para ir tirando hasta la próxima vez. Música en los márgenes del imperio.

viernes, diciembre 12, 2003

viaje al hueco (II) 

y sobre todo esta cancioncilla que terminó de hermanarnos con nuestros congéneres lusos, habitantes de un país de bárbaros (tan cerca y tan lejos, de momento prefiero a los bárbaros que se me antojan mucho más civilizados).
Cantar sentado en una mesa con las copas llenas, y con la música de Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú (Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb)

Mas que grandes companheiros

se juntaron mesta tasca

Se és cobarde sai desta tasca

que esta tasca é de valor.....

________(*) aspirador

vira, vira,vira,vira.........

VIRO !!


(* calamar, por poner un ejemplo)

viaje al hueco (I) 

evora fue:
un autobús directo que salió tarde y con trasbordo
un gran paisaje panorámico
un paseo empedrado en el tiempo
un paraguas azul que me dejé olvidado
una espera de hora y pico en el edificio que no era y que estaba abierto pero sin guarda
una travesía bajo la lluvia porque justo cuando decidimos salir comenzó a llover
un laberinto de pasillos y entradas alrededor de la universidad
un señor en una iglesia
un hormiguero de cristal
unas vitrinas de huesos mudos que murieron de media edad
una residencia en mitad de la niebla
una habitación imposible de caldear
una cama con mantas verdes y naranjas
una taquicardia hipersensible
una gráfica que demuestra que estoy vivo
un batido de chocolate imposible de abrir
unas zapatillas de puntera blanca de las que ya no se fabrican
una exposición de dibujos animados
un cubo de escher

una discusión entre darwinistas y lamarckianos
una cantina donde siempre dan arroz
una mesa de estudiantes subyugados por el imperio
un bar con cerveza barata
unas manos frías
un sombrero lleno de agua
un libro de pessoa que sabe distinto en aquel café
una trilla tamaño gigante
unas calles sin publicidad
un pueblo lleno de villancicos
un papá noel escalando por un balcón
una sucursal del central hispano
un campo lleno de acueductos
un templo romano que se transfigura de noche
dos ventanas que no dan a ninguna parte
un busto de mármol coloreado
varias noches sin dormir
una cena en un chino típico portugués
un niño que se deja enteros su plato de calamares y su cocacola

y sobre todo, la sensación de no querer salir de allí...

viernes, diciembre 05, 2003

hay que intentar no contribuir a la cienaga 

bonito dÃia hoy. andaba yo requetedeprimido por la increiblemente baja participacion de mi gente en la asamblea, cuando recorde que me habi­a encontrado un gorro azul. Muy bonito. Y el te tambien me alivio. Y bueno, entre en la clase de ecologi­a humana (antropologia disfrazada) y me encuentro alli a un caballero pintoresco con un abrigo negro, que habi­a llenado la pizarra con esquemas (por dios! un estructuralista profundo defendiendo la grama¡tica generativa!!! de donde ha salido semejante personaje!!!... el profesor (se parece a david el gnomo, y lo bueno es que su mujer es clavadita a lisa), un piantado estupendo, me pasa los apuntes de la conferencia... el tipo resultaba interesante (tal vez demasiado histrionico, y sobre todo no me convencen esas pamplinas innatistas, por muy temprano que amanezca... hay que incorporar bucles a los razonamientos lineales, que pecan de reduccionistas)... y bueno. sera que tenia poco tiempo y que lo mirabamos con cara de susto. Teni­a que irme. Teni­a dentista. Pero la conferencia se alargaba y yo (que como dijo alguien tengo ciertas dosis de estrenimiento intelectual) no pude menos que esperar-un-ratito-mas, hasta que termino, y puntualizarle tres cositas al personaje:
1) que no veo que de maravilloso tiene lo inabarcable del lenguaje humano, que el codigo genetico ya es un dechado de combinatoria creativa (que incluso posibilita el lenguaje)
2) que la oposicion entre los estructuralistas profundos y los otros (cuyo nombre no recuerdo, si es que tienen) viene a ser la vieja lucha de siempre; lo que quiera que sea esta prefijado por las leyes naturales, o se construye activamente. Orden inmutable o caos coconstruido. Naturaleza-cultura, nature-nurture, herencia-crianza. En los genes, en la sociedad. Vaya, el celebre enfrentamiento Chomsky-Foucault (el luminoso, el con cara de loco). Por cierto... ¿que diablos engendra el MIT?
3) Que si no les valdria a estos seniores dejar de enfrentarse, tomarse unos chatos de vino juntos, y darse cuenta de que su disyuntiva esta parida por aquello que tratan de desentraniar (unas pinceladas wittgenstenianas)... que igual la busqueda es una trampa del propio lenguaje, sujeto a razones historicas (gödel)... y que es un circulo lo(gi)co-vicioso, decir que el ser humano tiene capacidades innatas para el lenguaje, cuando al mismo tiempo se postula que el lenguaje es lo que nos hace humanos (otro asunto es dilucidar si se puede concebir un pensamiento sin palabras...) vaya, por decirlo clarito, que lo que hoy son reglas inviolables fueron en su di­a modas estupidas y arbitrarias. ¿Coevolucionan gusto y ornamento...?

En fin. Basta de eso. Resulto luego que el nombre del personaje me sonaba... y tanto. Resulta que el coleguita de mi profe es Victor Gomez Pin, un filosofete. Lean esta entrevista (si les apetece), resulta divertida.

Y bueno. Les contaba que llegue tarde al dentista (es que no pasaban seises). Asi­ que pedi­ cita para otro di­a (me tienen que reconstruir una muela), y me fui andando a plaza nueva a cazar un libro. Y bueno, el libro no estaba, pero fue fructifero el fresquito de la noche. El principito habia desaparecido de la estanteria de salamanca de la plaza de espania, pero el paisaje compensaba con creces la caminata. Me fume un cigarrillo alli­ sentado en los soportales (esos soportales que hemos visto tantas veces abarrotados, en el fondo agnoro aquellos tiempos de manifestaciones), y recorde que llevaba en la mochila otro libro para liberar. Asi que escribi­ las instrucciones pertinentes. Antes de liberarlo abri unas páginas al azar... y lo que alli lei­ (habia olvidado el libro) me impacto bastante. Es como si el libro estuviera hablando de lo que viene ocurriendo estos di­as. Como si la maga se hubiese colado en el libro. En fin. Cosas que pasan. Deje el libro en una estanteri­a de ceramica y me fui para casita (no sin antes no poder resistirme a pegarle una pegatina que tome de fisica, encajaba perfectamente en la parte de atras: NO A LA LOU. movilizate contra la ley organica de universidades. un anacronismo como otro cualquiera)

Mientras venia (se me paso volando el trayecto) no dejaba de sorprenderme esto de moverse. No se si entienden lo que quiero decir (me temo que no, pero que horrible si me entendieran!)... es que ¿no se dan cuenta? ahora uno esta aqui­, y casi sin pensarlo esta alli... en la otra punta!. En un extremo de la ciudad, y cuando te das cuenta, estas en tu casa. En una ciudad, en otra. Esta magnana, desayunando en el balcon (que bien sienta el sol en la cara) pense algo parecido (en una de esas conversaciones fantasmas que tengo con gente que no esta y que probablemente no vuelva a ver, de esos que se fueron ri­o abajo, con heraclito, aunque tal vez ellos permanecen y sea yo el que va a la deriva...)... deci­a algo asi­ como (estabamos sentados)... "¿oye, no te parece increi­ble que fueramos nosotros los que estuvimos nosecuando en nosedonde?" (estaba pensando en groenlandia)... es decir, me parece muy fuerte que vivieramos aquello, entonces, y que ahora estemos aqui, tan tranquilos, como si nada hubiese ocurrido (o como si nos pareciera tan normal, casi tanto como si lo hubiesemos leido o escuchado o sognado)... y esa persona me contestaba "claro, no eramos nosotros. pero aquellos que fuimos nos permiten que sigamos (re)conociendonos"
... Y eso. Que delicia el movimiento. Pienso en mis dedos, los muevo. Pulso unas teclas. E instantaneamente estan ahi­. Que cantidad de cosas POSIBLES, ¿no?... ¿no tienen la sensacion a veces de que el abanico no fuera tan amplio?... en fin. Que me encanta.

buenas noches a todos y todas.

jueves, diciembre 04, 2003

correr tan rápido como puedas para permanecer en el mismo lugar 

"Muestra que mientras todos nosotros evolucionamos, ciertas funciones básicas han permanecido constantes, desde los animales más pequeños a los más complejos", indicó Langford.

Los científicos saben que los calamares tienen cierto tipo de memoria, dado que pueden reconocer a sus enemigos naturales e incluso responden frente a cuerpos que semejan sus propias formas.

También saben que el cerebro del calamar, como el de los humanos, es cambiante, es decir, que carece de conexiones fijas como las que posee una computadora. Las conexiones del cerebro cambian continuamente, a medida que los mensajes son transportados por las moléculas y luego almacenados.

...será eso lo que me pasa. Reestructuración de neuronas. Empiezo a aburrirme de tanto hermetismo. De tanto buscar la verdad a través del google. Tengo que salir a la calle. Tengo que ponerme a estudiar de una puta vez. Tengo que estudiar. Y que ir al dentista. Tengo que grabarme la banda sonora de PI. Tengo que dejar de buscarle sentido a las cosas.

Aaaaah... y este fin de semana me voy a Évora.

software antimosquitos 

Anti Mosquitoes program features 1. This program can be get rid off mosquitoes away from your area near your computer about radius between from your computer to 2 meter. 2. This program can work with Windows 95 / 98 / Me. But it cannot run on Win2k / XP 3. Can change Language Tai / English 4. Can run to task bar by Select menu right click on icon in task bar 5. You can change frequency by yourself 6. Test it is work about 70-85% 7. Please adjust Level 3 - Level 5 because it is the best range it work !

Download it here!!!

si te zumba el oidote escucha con laser la nasa 

fue en madrid, pintando un san pancracio calamaroide. pasaron unos tipos y se quedaron mirando, y claro, habia que disimular. afortunadamente ya habia guardado el edding, con lo cual adopte la pose mas natural que pude conseguir, y me puse a mirar yo tambien, al igual que quienes me acompañaban. los tipos se quedaron mirando y claro, la rayada fue antonomasica. que cosas, no?, el calamar te vigila, los hay colgados. y fue entonces cuando hablaron de la frase, "si te zumba el oidote escucha con laser la nasa". Ahi quedo la cosa (y nos fuimos a pelear con el leon de wam, pero esa es otra historia).
Hasta hoy. Una mesa redonda en la universidad internacional (pasaron unas proyecciones molto curiosas de la españa de la transicion, algunas imagenes que ponian el vello de punta)... el microfono se acoplo mientras hablaba un tal perucha (dicen que interferencias de ondas policiacas)... y un señor medio calvo con cara siniestra solto la misma frase! (salvo por la forma mas formal oido, por oidote)...

he de aclarar que solo he escuchado esa frase dos veces en mi vida. agradeceri­a mas informacion al respecto.

(iba a postear la foto pero no lo consigo... lo dejo para otro rato)

miércoles, diciembre 03, 2003

vampiros psiquicos 

me llegó el libro del amigo invisible: fantomás contra los vampiros multinacionales. amadísimo julio, qué grato volver a oirte desde el otro mundo. aunque me quedé pensando en la frase de la sontag dentro del libro: "esto es una trampa para intelectuales"... que es esto? el pastinazo de fantomas, el comic, la conversa, el tribunal, su vida, su trabajo, el mundo en que se mueve? el libro que en ese momento sostenia entre mis manos?

para colmo los ultimos coletazos de la vida asamblearia en la universidad me traen por la calle de la amargura. mas coherente seria si dejase de hablar e hiciera algo (tanto subjuntivo, tanto postergar, tanto esperar algo-que-no-llega).

es mucho mas comodo regodearse en la mierda y mirar al techo que enfrentarse a los demonios. huir, esconderse, es mi especialidad. llamadas en el contestador incluidas. listas de cosas que prefiero olvidar.

y mientras tanto cuando se disfruta de lo que se tiene delante. es la anestesia, un velo que embota la vista. para colmo vuelven a darme los repuntes hipocondríacos. si solo pudiera dejar de observarme...

siempre está el escape en el horizonte: este fin de semana me voy al congreso de portugal. évora, me encanta como suena. acompañado. seguro que hace frío y viento y mucha humedad. seguro que hay estatuas entre la niebla (aunque igual lo confundo con lisboa, con un paisaje de novela...) es increible como algunas cosas puedan estar tan lejos estando tan cerca. este viaje me pone de buen humor.

y deberia estudiar de una puta vez. o leer algo, y dejar de picotear. mi mente se dispersa demasiado.

ah. quede avisado el doppengager o vampiro psíquico de turno que como yo me entere de quién se trata, pienso vengarme. aunque este en contra de la venganza (o no... despues de ver dogville ya no se que pensar... en el fondo son solo palabras...

buenas noches (a ti, lector invisible, casi inexistente)

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


imagen
Listed on BlogShares