<$BlogRSDUrl$>

viernes, febrero 27, 2004

por supuesto que nadie tiene la respuesta definitiva. pero es horroroso cuando sucede.
METAMORFOSIS, tal vez sea la palabra mágica. O exceso de ocio. No lo sé, juro que no lo sé. Es mirar atrás y no reconocer lo que ves. Es mirar hacia adelante y no saber adónde vas. Es decir basta, es cortarse el pelo, confiar infantilmente en rituales infantiles tan terribles como no pisar las rayas de la acera. Es socavar los fundamentos de lo que se creía con tenacidad de termita urbana. Delirar y cansarse del delirio que se vuelve contra uno con una inautenticidad exasperante. Abrir el grifo de una vez, que salga lo que sea que quiera salir. Descansar, y de qué, si uno no hizo nada para cansarse, pareciera que ya nació así. Detener el contador

que no puede detenerse. Dormir, olvidarse de todo. Borrar el pasado. Grato conocerles, pero soy otro. El mismo. Decir adiós. Y bienvenidos.

sábado, febrero 21, 2004

definición 

el amor es una lagartija que se cae del techo y con la cola provoca gastroenteritis en las venas coronarias. Cortesía del filósofo Abeb Bikila.

el amor, esa palabra... 

sucede que estos días se dejaron llevar mis tentáculos hasta DialBit y su cuarta propuesta de debate. Estuve desplazándome por lo que allí se dijo, y a punto estuve de no decir nada más. Es que no va en la línea de un calamar desmoronar su coraza adquirida a lo largo de innúmeras noches. Y un alegato cientificista quedaría pretencioso (no, no es una simple reacción en cadena, no es una sustancia química, no es la mera liberación de endorfinas... es algo complejo).
Sin ánimo de ofender, la misma pregunta se me antoja estúpida. ¿Existe el amor? Pues claro: el diccionario lo atestigua. Existe el amor desde que millones de personas se arrojan esa palabra (igual que existe Dios, la Patria o el Neutrino) a la cara en estado puro, o como mera ausencia. La palabra vuelve a ser en cruce de caminos que encierra la amplia gama que va desde la dependencia masoquista al simple encoñamiento, pasando por el deslumbramiento adolescente o cierta plenitud espiritual que no sin tropiezos nos será dada. Amor de madre, Jesús te ama, ama a tu prójimo, amor a la naturaleza. El mío, el tuyo, el de todos... ese sentimiento universal que salvará al mundo de la debacle... ¿tienen algo en común? tal vez el cese de las hostilidades, la negación de la repulsa que nace de la diferencia: el amor es un lazo, es un fenómeno de xenofilia, es un acto embriagador que disuelve nuestros propios límites, que nos permite alcanzar la meseta momentánea de la trascesdencia, el breve escape de nuestra cárcel cotidiana: vislumbramos un cuerpo sin órganos, una entrada en resonancia de varios agentes previamente individuales, acaso un proyecto o un estado trascendente...
¿De dónde viene todo esto? Nacidos del caos sinsentido, somos paquetes de informacion ciega con un unico proposito: autorreplicarnos. Permanecer. Conjurar la muerte, la separación, la nivelación termodinámica. El sexo es la estratagema bacteriana para alcanzar la inmortalidad. Somos robots sexuales que, tras la revolución simbólica del neolítico, fijan códigos arbitrarios para homogeneizar la gama de estados posibles, uno de ellos sobrepuesto al estado prerreproductivo. Pero el amor es un invento reciente. Los amantes se escapan del mundo, desafían las leyes impuestas, se constituyen en comunidad inconfesable. Rara excepción pasajera. El amor que todos buscamos es el amor feliz, el amor edulcorado de las películas de holliwood, el amor-limbo, amor-lobotomía. Vamos a la deriva deprimiéndonos al no encontrar los pececitos de colores, la comunión bajo la música de las esferas... ¿Nuestra media naranja, el dechado de comprensión y confianza? Me orino en tal masturbación colectiva. Todo esto es muy discutible. Monogamia posesiva, takeover patriarcal... Jamás se planteó cuestión similar (y bueno, platón nos diría que el amor es otra cosa, una vía para la embriaguez existencial, la emanación de la belleza ubicuescente...)... la pareja, la familia no es otra cosa que una estratagema de supervivencia dictada por nuestra peligrosa encefalización y la incómoda prolongación de la infancia... Vivir juntos por necesidad, no por el júbilo del soldadito que encuentra bailarina y posterior unión en abrazo de plomo fundido...
No creo, como se dice por ahí, que el aumento de los índices de divorcio y eventos afines tenga que ver con una mutación del amor, con la mayor o menor comprensión... forma parte de la nueva indusrealidad, otro paso en la fragmentación de las familias polinucleares acaecida con las nuevas necesidades de población flotante para la revolución industrial. Buscamos una felicidad amorosa de parque de atracciones, nuestras relaciones son patológicas en su mayoría. El amor moderno es un subproducto más, un mito que se nos implanta durante la adolescencia. Tendremos que enseñarnos a desaprender como se deshacen las cosas...

¿Qué otra cosa queda?... A mi me queda una discusión con una ex. En la conversación en la que lo dejamos, acabé al borde de la desesperación. Todo desembocó a raiz de verbalizar lo que el uno sentíamos por el otro. Acabamos atrapados por una enorme confusión: llegamos a reconocer que no compartíamos el significado de palabras distintas como gustar, atraer, querer etc. Yo no era el amor de su vida (aunque igual el que era tampoco lo era), y había algo más aparte de acostarnos. Aunque nunca lo sabré porque soy un vago emocional.

Basta de etiquetas. A experimentar, a deshacer el amor, esa palabra...

__________________________________________________
Rama-Kandra: No. I don't mind. The answer is simple. I love my daughter very much. I find her to be the most beautiful thing I've ever seen. But where we are from, that is not enough. Every program that is created must have a purpose; if it does not, it is deleted. I went to the Frenchman to save my daughter. You do not understand.
Neo: I just never ...
Rama-Kandra: ... heard a program speak of love ?
Neo: It's a ... human emotion.
Rama-Kandra: No, it is a word. What matters is the connection the word implies. I see that you are in love. Can you tell me what you would give to hold on to that connection ?
Neo: Anything.
Rama-Kandra: Then perhaps the reason you're here is not so different from the reason I'm here.

jueves, febrero 19, 2004

lo inesperado 

es cosa fácil ver lo evidente, hacer lo esperado. la vida individual tiende a ser estática en vez de dinámica,y a esta tendencia la civilización la ha convertido en una propulsión, donde sólo se ve lo evidente, y lo inesperado raramente ocurre. sin embargo, cuando lo inesperado ocurre, y es de una importancia lo suficientemente grave, los ineptos perecen. no ven que no es obvio, son impotentes para ajustar sus bien surcadas vidas a otros extraños surcos. en resumen, cuando llegan al final de su propio camino, mueren.

la quimera del oro, jack london.

las metamorfosis de limón 

quién podría decir que un acto aleatorio fruto del tedio y casi de la desesperación podría torcer de tal manera el destino... o tal vez el destino no sea sustancia maleable sino camino empedrado por adoquines que se repiten bajo cierta cadencia que, bien mirada, podría dar la apariencia improvisada y fresca de los acontecimientos que se dejan suceder con la más espontánea de las inocencias. Conjuré al limón, y olvidándolo las más de las veces, me provocó no pocos estremecimientos a lo largo de estos días al toparme su tacto frío en el bolsillo del forro. Perdido en dos ocasiones, recuperado debajo de un sofá ajeno y salvado del indolente capricho de dos canes que sacaban a pasear a sus respectivas señoras (llegué a verlo, se lo juro por el fantasma de Cortázar), mareado entre tumbos en los arenales (fue acá donde acabé colgado patas arriba de un poliedro irregular, y me espanté realmente, ya se sabe, el exorcismo y la falta de sueño, al ver el pinar como raíces que atraviesan la parte de abajo de la maceta, y presto a seguirle el vértigo), acariciado distraídamente mientras verdaderamente hablo (dormir en la casa del padre, pergeñado el plan de forma casi automática, ejecutándose a través de mí, en una cama baja orientada en otro eje, acaso la cena o el tempraneo rompieron acaso el maleficio, tras cierta angustia nocturna y sueños agitados, ¿comencé tal vez a enfrentarme al minotauro? ¿donte te metés, ariadna?)... estrujado antes de eso durante el ascoalienante... dormir y agradecer los barrotes.

Y esta tarde parece que el mundo dejó de ser blando. Estuvimos hablando, sin mirarnos. Un rato.
Hasta que apareció la pera, allá en las escaleritas donde a partir de cierta hora pululan personajes interesantes. O tenebrosos, según de qué lado se sitúe uno y de cómo se sepa afrontar lo inesperado. Cuando llegué, vertí la sangre del limón sobre unas rodajas del dios de las profundidades.
Se había cerrado el ciclo.



Después de eso me comí los ojos de la pera. Y me acosté al revés. Comienza un nuevo período.
Que empiece el carnaval.

PS: se convoca el siguiente concurso desde las profundidades: existe un importante premio para quien adivine quié se oculta tras el limón (a la silueta me refiero).

viernes, febrero 13, 2004

limón en entorno hostil 

y hay días en que el mundo es algo blando, como ese limón al lado del teclado. lo puse ayer, lo traje de casa. había encima de la mesa una bolsa llena de limones. a-ma-ri-llos, ácidos, grandes. agarré uno y me lo traje: para olerlo, para abrirlo si me daba la gana y morder su pulpa. Le clavé algo en la piel. no debí haber roto su coraza.
otra vez viernes, hoy. el día tan esperado se fue sin pena ni gloria. me duele el meñique. y además el mundo está blando, o tal vez lo ablande yo con la mirada. el limón está feo, estará irreconocible cuando pase el fin de semana. y yo, como estaré. otra vez viernes, limón. tu último viernes, tal vez. triste destino el suyo. qué animal tragará tu semilla, dónde terminarás tus días viajando en una bolsa negra. pero hoy no, hoy te quedas. toco el limón con mi mano, la piel arrugada: se le notan unos gajos como costillas. creo que está incluso más pequeño. capaz es de encoger cuando no lo miro. mundo blando mundo limón, para qué abriste la cáscara. limón dormido, esperando. limón que vino desde el campo, de un árbol invisible fuera de esta ciudad. ciudad coraza, es el aire lo que nos ablanda. lo miro, es viernes hoy, de nuevo me demoré. en menos de una hora en el centro, dar una vuelta, beber una cerveza, dormir y volver a despertar. lo-mismo-de-siempre. el contacto grato, pero fugaz. y volver a dormir a casa. no te pierdes nada, limón. o tal vez sí. ¿Me prestas tu piel amarilla?

¿Sabes una cosa limón? Hoy no te quedas aquí. Te saco a ver mundo.
No sé quién dará más tumbos, si el limón o yo.

miércoles, febrero 11, 2004

in girum imus nocte et consumimur igni 

leo lo que puse ayer y me parece digno de mis quince años. un dia dejara de agarrarme... ja.
es casi como pretender atrapar a tu sombra. la misma que me impide despertar.

saludos desde el reino de las sombras.

martes, febrero 10, 2004

me vendo 

La Historia, que según la teoría social moderna sólo podía ser llenada mediante trabajo, ha perdido su autonomía en el horizonte de un capitalismo global que hace del mundo una utopía lista para ser consumida por las expectativas de clientes-tipo. La naturaleza ya no existe como margen de lo social. El consumo de identidades, e incluso los espacios de sociabilidad, tienen también sus escenarios en los que se comercializa con esta necesidad de “ser” –identidad desligada de la institución y abierta a las posibilidades de personalización que ofrece el mercado- y esa necesidad de “comunicación” sobre la que surgen multitud de industrias que comercializan con esta carencia relacional. (+)

el calamar nos vigila de cerca 


Dede Ideasapiens se convoca a la blogosfera a sacar pecho, en señal de protesta por la rancia e hipócrita visión del sexo que las instituciones políticas, mediáticas y educativas fomentan en la sociedad norteamericana.
Una prueba más de que el calamar también nos vigila bajo la ropa. La censura es parte del tatuaje cotidiano. No sólo en la piel, sino más adentro.
Muestro mi pecho.
Pero sigo encerrando lo que hay dentro.
Un día encontraré el ojo del calamar, y dejará de agarrarme.


lunes, febrero 09, 2004

la tercera ola 

iba a escribir aquí un entusiasmado relato de mi descubrimiento de la tercera ola, de Alvin Toffler. Fue el otro día de madrugada, de pura chiripa... seguí un hilo desde la oficina de objetos perdidos. Lo del haarpa me puso los pelillos de punta. Y por una revuelta azarosa me topé con Toffler (y recordé algo del temario de Ecología Humana). Fue un momento casi místico, veía las oleadas avanzar y retroceder, los engranajes engrasados... me entusiasmé.

pero esta tarde no sé qué me pasa. releo los apuntes sobre el libro y toda esa palabrería no me dice nada. me invade el cinismo. está nublado ahí fuera, dentro también. grandísimo toffler, retazos de las sacudidas luminosas de la otra noche, cuando abrazaba el tiempo y el espacio con dedos ansiosos, esperando que amaneciera para seguir agarrando el hilo que conjura al laberinto. sigo leyendo. al final se lo vuelve a tragar el abismo, se agarra al deseo inevitable de un final feliz, él mismo necesita algo en lo que creer...

así que he cambiado de opinión. me voy a merendar al césped del campus. no me interesa la tercera ola. prefiero creer en la napolitana de chocolate y el batido de fresa. ustedes me disculpen. avisaré cuando vuelva a ser el mismo. espero que nunca.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


imagen
Listed on BlogShares